Prevención y control de la legionella en equipos de terapia respiratoria

 

Las medidas de prevención y control de la legionelosis en los equipos de terapia respiratoria están dirigidas a reducir al máximo los riesgos de diseminación de la legionella en estos y otros equipos que vayan a estar en contacto con las vías respiratorias.

Las instalaciones de riesgo en terapia respiratoria consideradas en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, son:



a) Equipos de terapia respiratoria.
b) Respiradores: son máquinas diseñadas para suplir el mecanismo de la respiración de un paciente que no puede respirar o respira insuficientemente.
c) Nebulizadores: aparatos que dividen los medicamentos líquidos en gotas muy pequeñas que son conducidas por un tubo de plástico hasta la boca o las fosas nasales.
d) Otros equipos médicos en contacto con las vías respiratorias.

Los equipos de terapia respiratoria reutilizables deben ser limpiados y desinfectados o esterilizados antes de cada uso, ya sea con vapor de agua o con otros métodos. Si los equipos no pudieran ser esterilizados con estos métodos, entonces se emplearán desinfectantes químicos de alto nivel (con marcado CE) para el tratamiento de desinfección.

Posteriormente a la desinfección, se realizará un aclarado con agua estéril. En salas con pacientes de alto riesgo, como pacientes inmunodeprimidos, pacientes de avanzada edad y pacientes con enfermedades crónicas de base (diabetes mellitus, insuficiencia cardiaca congestiva y enfermedad pulmonar obstructiva crónica), los humidificadores deben ser esterilizados o desinfectados a diario y sólo funcionarán con agua estéril.




Se recomienda que las partes de los equipos de terapia respiratoria que entran directamente en contacto con estos pacientes no sean reutilizados.

Imagen: Amio Cajander

No hay comentarios:
Write comentarios

Si quieres, puedes dejar tus comentarios o expresar tus dudas:

@ingeniero_ccp