Juntas de dilatación metálicas

 

En losas y pavimentos continuos de hormigón pueden instalarse juntas de dilatación metálicas para disminuir los efectos de las variaciones de la temperatura.

Estas juntas metálicas están formadas por dos perfiles unidos entre sí entre los que se coloca espuma de polietileno.

En edificios habituales con elementos estructurales de hormigón o acero, pueden no considerarse las acciones térmicas cuando se dispongan juntas de dilatación de forma que no existan elementos continuos de más de 40 m de longitud.

Para otro tipo de edificios, los DB incluyen la distancia máxima entre juntas de dilatación en función de las características del material utilizado (CTE DB SE-AE Acciones en la edificación).

En pavimentos, muros y losas de pisos es necesario construir juntas de contracción y de expansión en función de las dimensiones, del coeficiente térmico del hormigón y de las temperaturas que se puedan alcanzar. En la mayor parte de los muros es necesario disponer juntas de contracción debido al fenómeno de contracción normal del hormigón. En pavimentos y forjados, además de juntas de contracción, casi siempre es necesaria alguna junta de expansión, en especial en losas largas o cuando exista un cuerpo rígido en un extremo que evite el libre movimiento, caso de los puentes.






Juntas de dilatación metálicas
Estas juntas metálicas son sencillas de instalación, actuando como regla maestra y riel guía para los vibradores de superficie sin ninguna necesidad de otros elementos para la nivelación. Las juntas de dilatación metálicas se emplean en obra civil, pisos y pavimentos de edificios y pabellones, juntas dilatación para parques y jardines, juntas para granjas, naves industriales de logística, urbanismo, puertos, aeropuertos...

La figura formada por estas dos piezas tiene forma piramidal. La superficie lateral y base está agujereada para que penetre el hormigón, no así la parte central, que ensambla las dos piezas, creando una junta de dilatación. También es posible utilizar una de las dos piezas metálicas como junta de trabajo o junta de dilatación-contracción.

Las ventajas de estas juntas métalicas son las de evitar las fisuras por deformación, evitar la retracción hidráulica y térmica, absorber las tensiones del hormigón, proteger los cantos, evitar la diferencia de nivel de la junta de trabajo por alabeo, evitar que la junta sobresalga del nivel de hormigón en el proceso de curado, ser indicadas para altas planimetrías, proveer de estabilidad, ahorrar tiempo y sustituir el corte de retracción. Todo para darle una mayor durabilidad a los pavimentos.

No hay comentarios:
Write comentarios

Si quieres, puedes dejar tus comentarios o expresar tus dudas:

@ingeniero_ccp