Construcción con bloques de hormigón

 

Construcción con bloques de hormigónLa construcción con bloques de hormigón presenta ventajas económicas en comparación con cualquier otro sistema constructivo tradicional, la que se pone de manifiesto durante la ejecución de los trabajos y al finalizar la obra.

Las ventajas de los bloques de hormigón proceden de la rapidez, exactitud y uniformidad de las medidas de los bloques, resistencia y durabilidad, desperdicio casi nulo, y sobre todo por constituir un sistema modular.

Esta circunstancia permite computar todos los materiales en la etapa de proyecto con gran certeza, aproximándose a los realmente utilizados en obra.

La fábrica de bloques de hormigón está regulada en el Documento Básico DB-F Seguridad Estructural: Fábrica, del Código Técnico, que derogó el Pliego de prescripciones técnicas generales para la recepción de bloques de hormigón en las obras de construcción (RB-90)




La construcción con bloques de hormigón se aplica tanto en viviendas unifamiliares como en edificios industriales, cisternas y depósitos, edificios en altura, muros de sostenimiento, centros comerciales o barreras antifuego.

La fábrica de bloques de hormigón se emplea en la construcción de piscinas, donde los bloques de concreto sirven como encofrado perdido a dos caras de las paredes del vaso.

Si se compara un muro de bloques de hormigón con otro espesor equivalente, utilizando mampostería tradicional de ladrillo de campo o bloque cerámico, se obtienen las siguientes conclusiones :

  • Menor costo por metro cuadrado de pared, originado en la menor cantidad de mampuestos (12 ½ bloques/m2), y al bajo precio por unidad
  • Menor cantidad de mortero de asiento
  • Mayor rendimiento de la mano de obra debido a la menor cantidad de movimientos necesario para levantar un metro cuadrado. Esto se traduce en una relación hora oficial y ayudante por m2 de pared, menor a la existente en la mampostería tradicional.

En caso de aprovechar la triple función del bloque (cerramiento, textura y estructura) en la mampostería de hormigón reforzada, sólo es necesario contar con un único rubro de mano de obra, es decir el oficial albañil, ya que las tareas de armado, colocación de los bloques y terminaciones, las puede realizar sin el auxilio de los oficiales carpinteros y armadores.

Asimismo, el hecho de utilizar el bloque en su función estructural, agiliza los trabajos y posibilita una mayor rapidez constructiva, ya que no será necesario contar con los tiempos de encofrado y tiempos de espera para desencofrado de columnas, vigas, encadenados, etc., típicos de la construcción tradicional de las estructuras de hormigón armado independiente.

Disminuyen las cantidades de hormigón a colar en obra, ya que al utilizar el bloque como elemento integrante de la estructura, parte de ese hormigón ya viene fraguado de fábrica (el del propio bloque).

El armado de la mampostería reforzada es muy sencillo, ya que sólo es necesario utilizar barras rectas sin ataduras de ningún tipo, siendo muy sencillo el empalme de las mismas por simple yuxtaposición.

Debido a la excelente terminación que presentan los bloques fabricados por vibrocompresión en equipos modernos de elevada potencia, es posible e inclusive recomendable, dejarlos a la vista, con el consiguiente ahorro en materiales y mano de obra correspondientes a las tareas de revoque y terminación. Asimismo, el paramento interior puede mejorar su terminación, aplicando directamente un capa de yeso. Esto se puede realizar debido a que el paramento del bloque es un excelente revoque grueso.

Por la existencia de las canalizaciones verticales de los bloques huecos, es posible también programar y detallar las instalaciones de electricidad, sin necesidad de canaletear y rompiendo la mampostería existente, tal como sucede con la mampostería tradicional de ladrillos de campo o bloques cerámicos. Esto implica una racionalización de estas tareas que redundan en una economía de materiales, mano de obra y rapidez constructiva, sin mencionar la prolijidad y presentación de la obra.

La distribución de las cañerías de agua fría y caliente, y la correspondiente a la instalación de gas, se realiza por fuera de la pared, y disimuladas en doble tabique sanitario, muebles de cocina y baño , contrapisos, e inclusive en algunos casos se dejan directamente a la vista, facilitando su inspección periódica, y fácil acceso en caso de ser necesaria alguna reparación.

La posibilidad de contar con bloques alivianados permite diseñar fundaciones y vigas portamuros menos robustas, lo que implica también mayor economía.

Las excelentes propiedades contra el fuego que presentan los muros de bloques de hormigón permiten en algunos casos disminuir las primas de seguro contra incendio.

Los bloques de hormigón de color y texturados, también llamados bloques arquitectónicos, son una excelente herramienta para arquitectos y diseñadores en general, para proyectar obras de gran atractivo estético. Esta ventaja es quizás una de las más importantes, ya que le cambia totalmente la reputación del bloque de hormigón y lo posiciona muy por encima de otros mampuestos de condiciones estéticas muy limitadas, tal es el caso del bloque cerámico.

Finalmente, se puede afirmar enfáticamente, que la reducción real de los costos definitivos de la mampostería de hormigón, varía entre un 15 y un 30% con respecto a otros tipos de mamposterías, dependiendo este margen del tipo de obra de que se trate. El mismo clasifica cuatro tipos diferentes de mamposterías tradicionales de nuestro medio, destacando el tipo y precio de cada mampuesto, la cantidad de mortero (1:1:6) y la mano de obra necesaria por metro cuadrado. En la última columna, se observa claramente el menor costo de la mampostería de hormigón por metro cuadrado, sin incluir el revoque necesario para la terminación del resto de la mampostería, lo que incrementa su valor y resaltaría aún más las ventajas económicas del bloque de hormigón.

Fuente: http://www.aos.cl

No hay comentarios:
Write comentarios

Si quieres, puedes dejar tus comentarios o expresar tus dudas:

@ingeniero_ccp